Búsqueda personalizada

 

La primera página de Internet con sabor a frutos del bosque: por favor, lama aquí
* * * * * * * * * CINE BRAILLE * * * * * * * * *
* * * * * 2017 Año II de la Revolución de la Alegría * * * * *

* * * * * * * * * * LAS RECOMENDADAS DEL ARCHIVO DE CINE BRAILLE - JUNIO DE 2017 * * * * * ** * * *
EN UN CÍRCULO DE ESTRELLAS MOMENTÁNEAS (Febrero de 2016)

800 BALAS (Agosto de 2010)

LAS ISLAS MISTERIOSAS (Noviembre de 2005) EL HORÓSCOPO DEL PROFESOR SPINETTA (Julio de 2014)
* * * * * * * * * * * * PERO ¿QUIÉNES SOMOS LOS QUE HACEMOS CINE BRAILLE? * * * * * * * * * * * *

BLUES DEL LEVANTE

Diálogo en un cóctel. En el fondo, se oye gente charlando animadamente y suena música ambient.

EL (en tren conquistador): Veo por la imagen del Indio estampada en tu vestido de noche que te gustan Los Redonditos de Ricota. ¿Me equivoco?

ELLA (irónica): Muy agudo lo suyo.

EL: Quién pudiera ser pibe de un astillero para lustrar tu bello fuselaje.

ELLA (riéndose): Andá...

EL: ¿A qué te dedicás?

ELLA: Organizo eventos a beneficio. El último fue un pete solidario a beneficio de Cáritas.

EL: ¿Pete solidario?

ELLA: Sí, salió muy bien. Lo importante es tener una buena agenda. Imaginate: estaban Nicole Neumann, Pamela David, Lita de Lazzari, Ricardo Iorio, Blumberg, Natalia Oreiro, Marley...

EL: ¿Cómo estuvo?

ELLA: De rechupete.

EL: ¿Querés media pizza de melón?

ELLA: No, nunca podría comerme media pizza.

EL: ¿Cuánto te sirvo?

ELLA: Eh... cuatro porciones.

EL: Las ostras están deliciosas. ¿Las probaste?

ELLA: Sí, gracias. Especialmente el matambre de ostra: un manjar

EL: Totalmente de acuerdo. Te recomiendo un Riesling alemán que sirven en aquella mesa.

ELLA: Y yo la champaña chilena.

EL: Perdón, no me presenté. Mi nombre es Bond, Supra Bond, pero todos me dicen Andrés.

ELLA: Y el mío es Tilde, Ma Tilde, pero todos me dicen que mis pechos no tienen nombre.

EL: Doy fe, por cierto. ¿Te gusta el cine?

ELLA: ¿Cuál, por ejemplo?

EL: El Ambassador de Mar del Plata.

ELLA: Me encanta.

EL: Almas gemelas. ¿Sabés? Acabo de renovar la decoración de mi cuarto, y necesito una rubia de ojos celestes para que haga juego. ¿Querés venir a mi casa?

ELLA: Y yo necesito un pene morado y sangrante para que haga juego con mi insaciable voracidad vaginal. ¿Viniste en tu coche?

EL: Vivo aquí al lado.

ELLA: ¿En cuál edificio?

EL: En el baldío. Soy un homeless. ¿Tenés fuego?

ELLA: Sí, pero no del que enciende cigarrillos...

EL: No way. Yo no fumo.

ELLA: ¿Y entonces para qué me pedís fuego?

EL: Entonces fumaba. Pero acabo de jurar que si tengo sexo con vos dejo de fumar, de beber y de ir a la cancha de Chicago cada vez que somos locales.

ELLA: ¿Todo eso harías por una revolcada conmigo?

EL: ¿Estás segura que va a ser una sola?

ELLA: Señor Supra Bond, le informo que siempre elegí hombres que me cumplieron, sexualmente hablando. Nunca fui mal cogida.

EL (pícaro): ¿Querés probar?

ELLA (riendo): Muy gracioso. Espero que las risas no continúen en la cama...

EL: No tengo cama.

ELLA: ¿La ponemos en el suelo? Entonces yo voy arriba.

EL: Muy arriba. Vas a terminar tocando el cielo con las manos.

ELLA: No tengo manos. Son prótesis.

EL: ¡No sabés cómo me calientan las lisiadas!

ELLA: No perdamos más tiempo. Eso sí, dejame advertirle algo a nuestros lectores: chicos, no intenten esto en sus casas.

Volver al inicio

¿Hay algo que quieras decirnos al respecto de esta página? Clic aquí.